Ingredientes


• 4 medidas de arroz (bomba)
• 1 kg de alcachofas
• 1 puñado de gambas peladas
• 4 calamares medianos cortados (rodajas o cuadrado como más te guste)
• 3/4 kg de almejas
• 1/2 vaso de vino blanco
• Fumet de pescado
• 1 limón
• 2 dientes de ajo
• 1 cucharadita de pimiento choricero
• 1/2 cebolla
• aceite y sal

Elaboración


Empieza pelando las alcachofas y dejándolas listas para el sarao que viene luego. Esta tarea consiste en quitarles las hojas más duras de fuera (bastantes) hasta que empiecen a asomar las que están más blanditas y tiernas. Una vez peladas, quítales el tallo y córtalas en cuatro trozos, dejándolas a remojo en agua abundante con el zumo del limón.

A las almejas. Dales un lavado debajo del grifo y mételas en una olla con abundante agua y caldo de pescado a partes iguales. Déjalas cociendo tapadas a fuego medio hasta que se abran y no se te ocurra tirar el caldo!!!

Mientras tanto, corta la media cebolla a brunoise pequeñita y ponla en una cazuela al fuego con un buen chorro de aceite. Pela los dientes de ajo y pártelos por la mitad, cháfalos y échalos a la cazuela para freírlos ligeramente. Cuando estén doraditos añade la carne del choricero y las alcachofas escurridas y déjalo todo un rato más, como 5 minutos, removiendo bien .
Añade los calamares sofríe y sofríe un poco.

Ahora vamos a nacarar el arroz, agrégalo a la cazuela y déjalo unos minutos también, sin abandonar la función de removido con la cuchara.

Añade entonces un poco de caldo caliente de las almejas (sólo caldo) y el vino hasta que cubra ligeramente el arroz y aprovecha para añadir algo de sal. Baja el fuego hasta que empiece a hervir pero no con demasiada energía.
El invento consiste en ir dando de vez en cuando suaves vueltas al guiso e ir añadiendo caldo caliente poco a poco según te vaya pidiendo el arroz (con una cuchara de servir sopa, por ejemplo), hasta que consideres que ya está blandito y en su punto para comer. No hace falta que calcules para que se quede seco, la idea es un arroz caldoso y puedes cortar el fuego cuando quieras. Al final de la cocción incorpora las gambas peladas.

Aclaración: arroz caldoso no es sopa de arroz. No queremos, ni tú ni yo, que te quede tampoco demasiado líquido, así que controla el tema de añadir el caldo poco a poco. Sólo te quedará añadir las almejas que estaban esperando.

Consultala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *