cocinar calabaza

Calabaza – escogerla, cocinarla, saborearla

La aparición de la calabaza simboliza el cambio de estación. Pronostica la llegada del otoño y aparece una de las verduras  más  saludables que nos podemos encontrar en el mercado.

Ideal no solo para quienes quieren comer sano o sean vegetarianos. Sino también para todos aquellos que se hayan planteado adelgazar. Debido a su bajo nivel en calorías, riqueza en agua y fibra, además de su alto contenido en beta carotenos, que caracterizan su atractivo color naranja.

Aunque encontramos otras variedades, como las de cabello de ángel (utilizadas en confituras), las multicolor, forrajeras o las alargadas, la más común tiene la corteza de color verde y la pulpa anaranjada.

Origen y variedades de la calabaza

La mayoría de las fuentes afirman que su origen está en América o en Asia Meridional. Lo que sí que se sabe, es que ya los hebreos y los egipcios la cultivaban y cocinaban como un manjar. Pero resulta curioso que en un principio se cultivaba exclusivamente para la utilización de las semillas.

Europa fue uno de los últimos continentes que la vio llegar allá por el siglo XV. Se aclimató perfectamente, sobre todo en el sur, ya que el clima permitió perfectamente su cultivo.

Las principales variedades de calabaza son la de verano y la de invierno:

  • La Calabaza de verano: tiene la piel clara y fina y semillas blandas. Con un corto periodo de conservación. Se encuentran la calabaza bonetera, la calabaza espagueti y la calabaza rondín
  • La Calabaza de invierno: es mucho más dulce y seca que la de verano. Contiene menor cantidad de agua y la piel más gruesa.  Lo que hace que se pueda conservar más tiempo.
  • La calabaza banana, la de cidra o zapallo  y la confitera o de cabello de ángel a partir de la cual se obtiene el cabello de ángel, utilizado como relleno en diversos productos de pastelería.

 

La calabaza en una sana alimentación

Nos ofrece innumerables posibilidades en cocina, sin necesidad de limitarse a las conocidas sopas o cremas de calabaza. Se adapta perfectamente a preparaciones con huevos, aportando las proteínas que le faltan, obteniendo deliciosos revueltos y tortillas.

Su alto contenido en fibra, la convierte especialmente útil en dietas de adelgazamiento, además de tener propiedades diuréticas, aporta una función calmante en el estómago, disminuyendo la acidez, gastritis o digestiones difíciles.

Otra propriedad de la calabaza es la de actuar  simplemente como calmante en caso de dolor de estómago y reduciendo las diarreas. Incluso ayuda  a la eliminación de las desagradables lombrices intestinales.

A pesar de su atractivo sabor dulce, es un alimento ideal para diabéticos, ya que ayuda a regular el nivel de azúcar en la sangre. Contiene un elevado número de minerales y es rica en vitaminas A, B y C. La calabaza es rica en zinc por lo que estimula el sistema inmunológico y mejora la densidad ósea.

Su alto nivel de beta carotenos la convierten en un gran protector contra el cáncer, aportando antioxidantes que ayudan a fortalecer nuestras defensas. Al igual que la algarroba, la pulpa de la calabaza contiene un alto nivel en mucílagos, que actúan suavizando y protegiendo de la mucosa del estómago.

La historia y la cultura tradicional también han demostrado que es muy útil  como medicamento para reducir la fiebre. En forma de cremas, sopas y caldos.

En definitiva, es una verdura muy completa a nivel nutricional con un bajo aporte de calorías que, por lo tanto no tiene porqué restringirse en una dieta de adelgazamiento.

 

Semillas de calabaza

No podemos olvidarnos de sus semillas, que favorecen la salud general de la próstata y reducen la dificultad de orinar.

Al igual que el chocolate, contiene gran cantidad de triptófano, compuesto muy eficaz contra la depresión, ya que facilita la creación de la serotonina. También están asociadas a la disminución del colesterol

Tras una tostadura suelen ser un complemento muy sabroso y nada calórico para enriquecer ensaladas y cremas.

 

cocinar con semillas de calabaza

 

Cómo elegir una buena calabaza y conservarla

La forma de elegir la calabaza dependerá de si es invierno o verano.

Si queremos calabaza de verano, es preferible que sea pequeña, ya que en cuanto mayor sea, más amarga. En cuanto más brillante y blanda sea la piel, más tierna será la pulpa

Los criterios de elección de la calabaza de invierno son los contrarios. Son preferibles las calabazas pesadas, de corteza dura y gran tamaño, eso nos asegura su madurez.

Eso sí, en ambos casos debemos asegurarnos que todavía conserven el tallo, de lo contrario pueden haber perdido gran cantidad de humedad.

 

Técnicas  para cocinar la calabaza

Las mejores maneras de preparar la calabaza son al vapor o al horno con un poquito de aceite, para no perder sus nutrientes por disolución. Posteriormente se puede turmizar con un caldo, leche o nata, para obtener majestuosas cremas, sopas o caldos. Su punto de cocción ideal es al dente, para evitar pérdida nutricional.

Si no tenemos problemas calóricos, responde muy bien a rehogados o salteados, acompañados especialmente con huevo u otras proteínas animales. Resulta muy atractiva preparada en escabeche y admite perfectamente todo tipo de hierba aromática y especia.

Importante: no debemos congelar la calabaza si no se ha cocinado previamente. En caso contrario tras la congelación, perderá gran cantidad de agua y nos quedará seca.

 

¿Quieres alguna idea para cocinarla? Accede a nuestro listado de recetas sobre calabaza

 

La Leyenda de la Calabaza y de la fiesta de Halloween

La fiesta de Hallowwen es milenaria y se remonta más de 2.500 años. Los Celtas fueron los primeros en celebrar la llegada del nuevo año el primero de noviembre en el Samhain.  Las fiestas duraban tres días y comenzaban el 31 de octubre en cuya noche, Halloween, que viene del inglés “All hallow,s eve” que significa “víspera de todos los Santos”, antes de comenzar el nuevo año tenía lugar la conjunción entre el mundo de los vivos y el de los muertos.

Según una leyenda irlandesa, un hombre llamado Jack, conocido por borracho y pendenciero, tuvo la mala fortuna de encontrarse con el diablo, al que convenció para que trepara un árbol y allí lo atrapó.

Cuando Jack murió no pudo ingresar en el cielo, pero también se le negó la entrada al infierno por lo que le había hecho a Satanás. Queso condenado a vagar entre las sombras con un candil que le proporcionó el demonio.

Los irlandeses desde entonces han vaciado las calabazas para ponerle una vela dentro y simbolizar así las almas de los muertos y “al tenebroso candil de Jack”.

En los países del sur de Europa nos ha llegado en tiempos más recientes,  los niños y los más jóvenes son protagonistas en actividades escolares y fiestas. Es una fiesta que convive con otras tradiciones como el homenaje a los difuntos en el “Día de todos los santos”, con la visita y adorno de las tumbas con flores.

Las calabazas de Kernel son las protagonistas indiscutibles de esta noche. Un producto que resalía íntegramente esta empresa murciana que es la única que fabrica y vende este producto en la península ibérica, las calabazas de la variedad americana (no comestible) se vende con los ojos y la boca para que los consumidores puedan vaciar el relleno, siluetear y recortar los rasgos de su calabaza.

 

halloween pumpkin

 

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *