Ingredientes


• 2 pechugas de pollo
• ½ pimiento rojo
• 1 calabacín pequeño
• 1 cebolla
• 1 zanahoria grande
• 180 g. brotes de soja (mejor frescos)
• 1 cucharadita de jengibre fresco picadito
• 1 diente de ajo
• 50 ml. salsa de soja
• 1 cucharadita de aceite de sésamo
• Aceite de girasol para freír

Elaboración


Pelamos la cebolla y la cortamos en juliana gruesa. Lavamos y cortamos en bastoncitos el resto de verduras, el pimiento, la zanahoria y el calabacín. En un cuenco mezclamos 2 cucharadas de salsa de soja, con el jengibre y el ajo cortados menuditos. Reservamos.
En un wok ponemos 4-5 cucharadas de aceite de girasol. Cuando el aceite esté bien caliente incorporamos las verduras y las cocinamos a fuego fuerte, removiendo casi constantemente para evitar que se quemen. Si utilizamos brotes de soja frescos los incorporamos con el resto de verduras. Si los utilizamos de bote los reservamos para el final.
Incorporamos al wok el pollo troceado y cocinamos a fuego fuerte 5 minutos. Incorporamos la salsa con ajo y jengibre que tenemos reservada y el resto de la salsa de soja y seguimos cocinando 10 minutos más. Si usamos brotes de soja de bote los incorporamos con la salsa.
La textura final tiene que ser más bien durita, al dente. Si cocinamos las verduritas todas juntas necesitaremos 10 minutos, si lo hacemos por tandas con 4 minutos cada una será suficiente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *