Ingredientes

• 1/2 kg de guisantes frescos o congelados
• 1/4 kg de almejas
• 3 cebollas tiernas
• 10 gr. de mantequilla
• 4 hojas de lechuga romana
• 100 ml. de vino blanco
• 1 guindilla
• 2 dientes de ajo
• 1’0 gr. de perejil fresco
• 1/4 l. de caldo vegetal
• 100 gr. de mató

Elaboración

Cortaremos la cebolla en brunoise y rehogaremos en muy poca mantequilla unos 8 minutos evitando que adquiera color. Añadimos la guindilla y el ajo cortado ciselée y alargamos cocción unos 3 minutos a fuego suave. Reducimos con el vino blanco y añadimos las hojas de lechuga sin el tronco central y los guisantes. Tapamos y alargamos cocción unos 6 minutos más.
Retiramos del fuego y trituramos con las hojas de perejil escaldadas.

Colamos y volvemos a colocar al fuego y alargamos con el caldo vegetal al gusto. Salpimentar y reservar en caliente.
Aparte abrimos las almejas al vapor, reservando el líquido de cocción para añadir a la crema.
Recortamos los bordes del pan y estiramos con un rodillo.

Envolvemos alrededor de un canutillo y tostamos al horno a 180 ºC unos 5 minutos. Retirar y reservar para decoración.

Colocamos la crema en plato sopero, colocamos una bola de queso fresco en el medio y las almejas alrededor.
Decorar con el pan tostado apoyado en el queso fresco.

Consultala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *