cocina de verano en barcelona

Cursos de cocina y pastelería para aficionados

Actualizado el 4 de mayo de 2017

 

Cuando llega el verano

Una vez finalizada la primavera, nos llega la estación de la plenitud: el verano. En la cocina de verano, el pulso del estómago debe ser como un golpe de martillo, tal y como afirmaba el médico del Emperador Amarillo.  Por eso, la alimentación será sana y equilibrada. En caso contrario la enfermedad causada por el calor del verano nos traerá la fiebre en otoño.
La naturaleza, en verano estalla plena poder. Para llegar en buenas condiciones al otoño, es importante hacer una buena transición de primavera a verano. En verano nuestra energía está en el punto más álgido. Nuestro cuerpo se siente acalorado y respondemos sudando, por lo tanto hemos de evitar acalorarnos con nuestros alimentos. Necesitamos reponer nuestras reservas internas de líquidos y sales.

Los alimentos del verano

El verano es la estación del agua acumulada en las verduras y frutas. Deberán estar muy presentes en nuestra dieta. Aumentaremos también el contenido en sal, provocado por el exceso de sudor. Es tiempo de beber todo tipo de líquidos en abundancia. Pero tendremos en cuenta, que las bebidas frías, que tan bien sientan en nuestra boca, dentro de nuestro cuerpo causan estragos en los mecanismos de control térmico y, en lugar de ayudar a liberar el calor no deseado, invierten el proceso.
La digestión es lenta y pesada, debido al exceso de energía solar. Tenemos menos necesidad de ingerir alimentos y nos llenamos de líquidos.
Es ideal comer a base de tapas o hacer varias comidas menores al día, ya que es preciso estimular el apetito. El verano son perfectos los platos agridulces y los tentadores aromas y sabores de alimentos picantes
En la cocina de verano, los platos son de preparación rápida. Con alimentos crudos o casi crudos, que permiten agilizar las preparaciones en la cocina, sin necesidad de trabajar a altas temperaturas. Además los tiempos de cocción reducidos o inexistentes, permiten aprovechar al máximo los valores nutricionales de unos productos en plena temporada.

La Cocina de Verano

Comer en verano

Desde las cocinas de otros países nos llega el gusto por lo natural. Una gran expansión de la cocina crudívora.
En este siglo, la aplicación de las técnicas de conservación, para respetar la cadena de frío y los controles sanitarios obligatorios, nos permiten degustar carnes y pescados crudos o casi crudos con toda garantía.
Habitualmente, preparar un plato crudo, implica la aplicación de técnicas de decoración de un verdadero artista, resultando una pintura sobre el plato. Un placer que antes de nada llega por los ojos y que posteriormente inunda nuestro olfato y nuestra boca de gratos aromas y sabores crudos.
Por todo ello, los platos en los que aplicamos técnicas de preparación en crudo, exigen elaborarse en último momento. Evitaremos en lo posible la antelación y cumpliendo con las máximas normas de higiene. Seguro que siempre dispondremos de un instante para degustar una buena copa de cava, con nuestros mejores tartars y carppaccios.

comer en verano en barcelona

En líneas generales todos tenemos asumidos que la cocina es calor, aunque no siempre es así. La cocina de este mes, te  mostrará cómo crear una comida desde cero utilizando ingredientes frescos en unos pocos minutos.

Dossier de cocina y pasteleria para aficionados Verano 2017

La Cocina Rápida

Para la mayoría de nosotros, tiempo, es algo de lo que no tenemos. Estamos inmersos en tal ajetreo, que a menudo, pensar en cocinar, no es la mejor opción. Es más tentador adquirir una comida preparada o abrir el microondas. Pero una comida rápida, sana y nutritiva no necesita de tiempo y puede resultar divertida y social.
La cocina de este mes os, enseñará cómo crear platos desde cero, en unos pocos minutos, utilizando alimentos frescos. Elaborar algo exquisito, empleando el mismo tiempo que tardarías en ir a buscar una comida para llevar o en calentar un plato precocinado, no solo es posible, sino que es gratificante.
Aprenderás a preparar desde una sencilla cena, a un festín para tus amigos. Sentarse a la mesa juntos, comiendo, charlando, escuchando buena música y disfrutando de tus amigos, es algo a lo que no se puede poner precio. Las tensiones y el estrés cotidiano se reducen y la felicidad aumenta, cuando nos comunican una grata noticia, delante de un buen plato y mejor compañía.

Equilibrio entre alimentación y tiempo

Las comidas de verano son sanas y equilibradas. Compuestas de ensaladas, verduras, carnes y pescados con cocciones ligeras. Las salsas son bajas en calorias y preparadas en poco minutos. Nos encontramos platos inspirados en culturas de todo el mundo, tradicionales y modernas.  Pero siempre nos abrirán el apetito. Actualmente, la gran variedad y cercanía de los productos gastronómicos, nos permite elaborar platos con innumerables ingredientes y sin gran esfuerzo. En verano no encontramos hervidos ni estofados de largas horas, con listas interminables de ingredientes. Cuando no disponemos de tiempo, nadie quiere pasar largas horas comprando y menos aún cocinando

Cuando adquirimos las riendas de nuestra alimentación, nos aseguramos de que las comidas sean frescas y nutritivas. Evitamos el exceso de azúcares y aditivos indeseables. Cuanto más conscientes seamos del placer que podemos experimentar y de las estupendas comidas que podemos preparar, dedicando unos minutos de tiempo a la compra y otros a cocinar, más nos entusiasmaremos en lo que hacemos y mayor confianza obtendremos en su práctica. Podremos pasar de la planificación a la improvisación sin gran esfuerzo.

CATALA