compota navidad

El sabor dulce de los platos de navidad, cuando se vive y se come sin miedo

Llega navidad y los platos de navidad con ella. Son unos días entrañables donde se reúnen las familias y los amigos alrededor de una mesa. Además de estar conversando sobre anécdotas pasadas y futuros proyectos,  la comida siempre es una parte fundamental  que se convierte en centro de atención.

Antiguamente, las familias pobres utilizaban las verduras como alimentos para componer los platos de navidad y solamente las familias ricas y adineradas podían disfrutar de los pescados y mariscos que consumimos hoy en día.

Solo una vez cruzada la medianoche, tras la misa del gallo, se permitía comer dulces y postres sin límites ni freno. Con ello llegada lo mejor de la velada, junto con los mejores deseos y sentimientos.

La reina de los platos de navidad: la compota

La Navidad siempre ha sido y es, un momento dulce para niños y mayores. Disfrutamos de todo lo bueno que ha tenido el año y nos preparamos para un año mejor y más dulce. Por este motivo, recuperamos unos platos de navidad  protagonizados por sabores dulces que siempre nos acompañan en las fiestas, como las compotas navideñas y las neulas.

La compota reduce a una fruta fresca cocida en un almíbar, con aromas como canela, vainilla, vino dulce, etc. donde añadimos frutas secas, como pasas, orejones y ciruelas y frutos secos como nueces o piñones, aportando gustos característicos a muchos platos de navidad.

Elaboración y de la compota de navidad

La elaboración es bien sencilla, ponemos a cocer a fuego lento la fruta evitando que se rompa y alargamos cocción hasta obtener una fruta tierna y dulce. Habitualmente se utilizan las peras y manzanas de invierno.

Una vez cocidas se dejan enfriar para que absorban de nuevo el jugo y adquieran una consistencia compacta. Ideal dejar reposar en frío unas 48 horas antes de servir, para que se mezclen bien los sabores y puedan hidratarse y desprendan su maravilloso jugo al ser consumidas.

Podemos encontrar tantas compotas como frutas existan, ya que su historia surge con Isabel II, cuando se servían en compotera a modo de golosina.

Usos de la compota de navidad

A fecha de hoy nos sirven para multitud de platos, relleno de pasteles, tartas o helados. Sus versiones saladas han cruzado fronteras y se utilizan como acompañamiento o relleno de aves como pavo, pularda, pato o carnes de cerdo o caza en general.

También sirve de preparación para un ponche alcohólico, típico de los Vikingos llamado “vino caliente”. Donde la compota se acompaña de vino y otros aromas, y el alcohol se quema hasta desaparecer la llama.

Nuestras sugerencias para este año en platos de navidad pasan por preparar estos suculentos platos.

Neules en Cataluña

Uno de los dulces típicos catalanes cuando llega la navidad son las neules, o barquillos. Se disfrutan solas o bañadas con chocolate, rellenas de mazapán o acompañando a la sabrosa crema catalana.

Aunque podemos encontrar casi infinitas variedades, deberíamos prestar atención a que estén elaboradas de forma artesanal, para poder disfrutar de toda su textura crujiente y sabor.

Es sorprendente que aunque turrón, neulas y mazapanes comparten platos de navidad en la mesa, son las neulas las que disfrutan de mayor tradición y antigüedad.

El término Neula viene de la palabra latina “nebula”, que supondría traducir por nebulosa. Debido a la sutiliza que adquiere la fina masa de los barquillos una vez horneada.

Consumir las neulas, el cava, los mazapanes y los turrones en navidad, es más que una tradición. La combinación entre ellos, los vinos dulces, los juegos y la fiesta, permiten que año tras año, llenemos nuestras despensas de estos golosos dulces sin miedo a coger unos kilillos de más.

¿De dónde viene esta golosa preparación navideña?

La historia parece indicarnos que estos dulces antes de enrollarse simplemente eran unos discos planos, identificados con un emblema de la abadía o feudo en el que se elaboraban. Como pasaron a enrollarse, todavía es algo que no se conoce a ciencia cierta.

Aunque algunos datos apuestan que fue por motivo de facilitar su transporte y consumo. A partir de elaborarse enrollados, aparecen muy ligados al acompañamiento de vinos dulces, cavas, moscateles o vinos rancios, tal como atestiguan escritos en los tiempos de Jaime I.

Tradición en Cataluña

Pero la tradición en Cataluña va más allá del consumo habitual. Ya hace muchos siglos, se utilizaban en la decoración de ábsides y altares en las fiestas de algunos pueblos y posteriormente el monje obsequiaba estos barquillos a la comunidad junto con el vino de misa como agradeciendo a los trabajos realizados en la decoración.   

Desde la escuela os proponemos estas recetas de neulas, esperamos que os gusten:

 

Autor: Sergi Melendez

Editing: Manuela Pirrone

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *