Ingredientes


• 2 Aguacates
• 1 Mango
• 6 tomatillos cherry
• 1 Cebolla morada
• 200 gr de bacalao desalado
• aceite de oliva
• sal marina y pimienta
• 1 lima
• hojas de menta fresca

Elaboración


Por un lado cortamos los tomates cherry en cuartos. Reservamos.
Por otro lado pelamos la cebolla y hacemos una juliana bien fina con ella. Reservamos.

Desmigamos el bacalao, lo cortamos como para tartar, bien, bien picadito y lo aderezamos con unas gotas de aceite, zumo de lima más un poco de ralladura y pimienta.

Al aguacate, en lugar de cortarlo en dos para abrirlo como suele hacerse, lo que vamos hacer es pelarlo sin abrirlo y después con la mandolina o un buen cuchillo haremos láminas que iremos poniendo sobre papel de hornear, solapándolas unas con otras para que no quede ni un solo hueco, hasta formar una sábana, colocaremos en el centro y a lo largo una línea gruesa del tartar de bacalao e iremos enrollando el aguacate sobre sí, intentando apretar un poquito hasta que quede compacto (no apreistes mucho porque se te saldrá por los laterales). Meteremos el rollo en el congelador unos 15 minutos para que coja frío y cuerpo.

Mientras tanto pelar el mango y laminarlo con la mandolina o cuchillo a lo largo, ajusta las láminas con el cuchillo para que te queden lo más rectangulares posible.

Sacamos el rollo del congelador y lo cortamos con mucho cuidado a unos 3 dedos de ancho.

Montaje


Disponer en la base del plato las láminas de mango solapadas una tras otra formando una alfombra, encima de esta colocar 2 o 3 rollitos de aguacate jugando con sus posiciones, colocar aleatoriamente unas julianas de cebolla morada y unos cuartos de tomate cherry, disponer los brotes tiernos de menta fresca por encima y rociar con unas gotas del jugo que nos exudó el bacalao

Consultala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *