vuelta al cole

La vuelta al cole y la importancia del desayuno

Estamos de  vuelta al cole y el desayuno forma parte fundamental de la vida escolar de cada niño.  Por eso es importante preparar alimentos sanos y nutritivos de forma que los niños tengan refuerzos necesarios para enfrentarse el día en buenas condiciones.

Ayuda un buen desayuno en la vuelta al cole?

Las estadísticas así lo demuestran. Las investigaciones llegan a certificar que el desayuno debe ser equilibrado y ajustado de acuerdo a las condiciones del niño. Resaltan que no deben faltar productos lácteos, cereales y vegetales con fibra, frutas o zumos naturales y alguna que otra proteína. El desayuno debería cubrir alrededor del 30% de las necesidades nutritivas diarias.

Por el contrario, aquellos niños que no desayunan en condiciones, tienden a sentirse cansados, inquietos o muy irritables.

Una buena medida contra la obesidad infantil

Es importante proporcionar a los niños con problemas de sobrepeso un desayuno sano y casero, por qué sin eso sentirán la necesidad de un gran aporte energético, que seguramente podrán encontrar en productos de alto contenido en azúcar y ácidos grasos, como puede ser la bollería industrial y otros productos similares. Todos estos, junto al sedentarismo, son las principales causas de los kilos de más en edad escolar.

desayunp

  Ideas para desayunar antes del cole

  • Taza de leche, yogurt o una pequeña porción de queso. Otra manera de reforzar el aporte de energía necesario para el día a día de los niños es usar cacao en polvo en los desayunos.
  • Una pocas galletas o una rebanada de pan
  • Proteínas como atún en conserva, jamón, mortadela etc. Siempre bajos en grasas
  • Una pieza de fruta, una macedonia o un zumo de frutas natural donde se pudiera introducir algún vegetal

En particular los desayunos a base de fruta son lo ideal para los niños que sufren de celiaquía y para quien tienen hábitos vegetarianos.

Es ideal empezar por los líquidos y posteriormente ingerir los sólidos y siempre tener en cuenta las calorías.

  • Un niño de 3 años, por ejemplo, necesita unas 1.300 calorías diarias,
  • A los 12 años, cerca de 2.200.
  • A partir de aquí, podemos calcular la cantidad de calorías recomendada, partiendo de una base de 1.000 calorías y añadiendo 100 por cada año de edad en el proceso de crecimiento

La realidad del desayuno

Todos llegamos a entender la importancia en la alimentación de un niño y más aún a la hora del desayuno. Pero lamentablemente las estadísticas dicen que sólo un 8% de los niños españoles desayunan en condiciones y pueden desarrollar el esfuerzo físico e intelectual que les exigen las actividades escolares. La vuelta al cole es buen momento para cambiar esos hábitos.

 Lo ideal: comer sentado, sin prisas y cinco veces al día

La base de una alimentación equilibrada para nuestros hijos reside en la correcta distribución de las cinco tomas de comida al día, y es aconsejable que el desayuno represente entre un 25 y un 35%  por ciento del aporte energético total diario. Puesto que nuestro organismo requiere la mayor cantidad de energía hasta las 18.00 horas. Por eso sería interesante concentrar el 75% de la energía en esas horas.

El desayuno no solo nunca se debe eliminarse, sino que debe realizarse sin prisas y siempre sentado alrededor de una mesa, destinando como mínimo unos 15 minutos, de lo contrario no ingerimos alimentos, los engullimos.

Si podemos, los fines de semana, debemos aumentar el tiempo de desayuno. Implicando a los niños en su preparación, de esta forma conseguiremos una actitud más positiva frente al desayuno.

desayuno

Hemos de entender que la comida es un placer, y disfrutar de este placer en familia, es fundamental para el desarrollo emocional y social de los niños

Alimentos que no son buenos para el desayuno

Hay una serie de alimentos que nunca deberían aparecer dentro de un desayuno. Bien por su alto contenido en azúcares simples o por su abundancia en grasas saturadas, y que habitualmente debido a su manipulación, tampoco tiene ningún tipo de fibra.

  • Fritos. La fritura aumenta el contenido en grasas saturadas. Mejor consumir aceite crudo y preferentemente de oliva extra virgen.
  • Bollos y pasteles. Nunca deben entrar dentro del desayuno habitual de un niño. Poseen un índice glucémico elevado, alto contenido en grasas saturadas y bajo contenido en fibra. Mejor incorporar el pan o cereales.
  • Embutidos. Evitar embutidos demasiado grasos y que provoquen digestión pesada para el niño. Es mejor elegir un fiambre cocido más ligero, como jamón York o pechuga de pavo.

Lo mejor para el desayuno

Como en otros aspectos de nuestra vida, la organización lo es todo.

Para corregir los hábitos de no desayunar o desayunar rápido, estar organizados facilitará nuestro trabajo.

  • Planificación. Podemos avanzar mucho trabajo dejando la noche anterior algunas cosas preparadas
  • Adelantar el despertador 20 minutos es tiempo suficiente para poder desayunar todos en familia.
  • Decidir que vamos a desayunar mañana con la ayuda de los niños
  • Los fines de semana y días festivos, es fundamental que los niños participen en la preparación del desayuno y aumentemos el tiempo de estar en familia mientras desayunamos.  

 

desayuno

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *