Ingredientes


• 1 lomo de conejo
• Huesos de conejo
• 1 cucharadita de curry picante medio
• 1 ramillete de tomillo limonero
• ½ vaso de brandy de jerez
• 1 cebolla
• 1 zanahoria
• 5 guindillas thai
• 200 ml de leche de coco
• Sal
• Pimienta blanca
• 10 zanahorias baby
• 50 g de mantequilla
• Germinados de cebollino
• Hojas de pepino
• Aceite de girasol
• Aceite de cacahuete
• Aceite de oliva
• Sal en escamas

Elaboración


En primer lugar, preparamos una salsa dorando los huesos en una sartén con un poco de aceite. Limpiamos bien los lomos y añadimos los recortes a la sartén.
Mientras, picamos la zanahoria y la cebolla en brunoise.
Agregamos la cebolla y la zanahoria a la sartén de los huesos de conejo. Aromatizamos con tomillo limonero y brandy. Dejamos reducir, añadimos leche de coco y agua y dejamos cocer unos 15 minutos.
Salpimentamos e incorporamos el curry. Cocemos hasta que la verdura esté blanda y se concentren los sabores.
Una vez que la salsa esté cocida retiramos los huesos y trituramos. Colamos y devolvemos a la sartén.
Seguidamente, en un cazo, mezclamos un poco de aceite de cacahuete, de girasol, de oliva y añadimos el lomo de conejo. Cocinamos a fuego muy suave durante 10 minutos.
Troceamos las zanahorias baby. Glaseamos con mantequilla y un poco de agua en la sartén.
Servimos en el fondo del plato una línea de salsa. Sobre ella situamos los filetitos de conejo. Disponemos las zanahorias y unas rodajas de guindilla. Terminamos con los germinados de cebollino, las hojas de pepino, una ramita de tomillo y unas escamas de sal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *