convenio de practicas para cocineros

En el mercado laboral actual, la imagen del “becario” es muy común en las empresas. Actualmente se estima, que más de un 50% de las grandes empresas cuentan con convenios de prácticas y con esta figura. Se trata de jóvenes que van alternando empresas, con la única intención de adquirir más experiencia, hasta que aparezca ese sitio donde surjan las condiciones adecuadas para firmar el primer contrato laboral.

Seguro que todos conocemos a alguien que es becario, lo ha sido, o tiene que serlo. Que trabaja un innumerable número de horas, durante unos meses indeterminados y que seguramente no verá ningún reconocimiento económico por su trabajo. ¿Por qué? Porque las condiciones dependen de cada convenio, y cada convenio es diferente.

Actualmente, la mayoría de estudios suelen constar con un periodo de prácticas obligatorias, dentro de sus programas académicos. Más de un 70% de estudiantes que están formándose para el mundo laboral, utilizan el convenio como medio de complementar sus estudios.

En algunos casos, hay la posibilidad de realizar prácticas voluntarias, para mejorar la formación o curriculum. O incluso, en previsión de poder acceder a un puesto de trabajo después de las prácticas.

¿Aceptar o no un convenio de prácticas?

La situación de los estudiantes que firman un convenio de prácticas, dependerá exclusivamente de las condiciones acordadas entre la empresa y su centro de estudios.

La aceptación del convenio dependerá en algunos casos del alumno, ya que en otros casos, no tiene capacidad de elección. Es el caso de las obligatorias. El alumno en prácticas o “becario” valorará, las ventajas y los inconvenientes de las condiciones ofrecidas por la empresa en el convenio y la posibilidad de incorporarse como trabajador una vez haya finalizado, si la empresa está interesada.

Las prácticas son herramientas esenciales para la formación de los alumnos del sector de hostelería y restauración y deberán siempre  ajustarse de forma real a las posibles salidas profesionales con las que el alumno se encontrará cuando finalice los estudios.

Las prácticas como medio para obtener experiencia

Una de las formas de iniciarse en el mercado laboral y obtener la experiencia necesaria: son las prácticas profesionales.

Su objetivo es que los estudiantes puedan aplicar en el mundo real, todo aquello que están aprendiendo durante su formación, ya que una de las condiciones fundamentales  para poder acceder a estas prácticas es estar todavía estudiando, aunque en algunos casos resulta complicado, debido a la excesiva demanda de horas solicitadas en el convenio de prácticas por parte de las empresas.

¿Qué es un convenio de prácticas para estudiantes?

El acuerdo o convenio para poder realizar prácticas en empresas, o “contrato de becarios“, es el documento que se firma entre la empresa externa y el Centro de Formación. El convenio de prácticas define los objetivos educativos de la práctica, el plan de formación y la naturaleza de las mismas.

La mayoría de estudiantes, independientemente de su formación, como parte importante de su enseñanza, realizan prácticas en empresas.  
– Las prácticas externas curriculares: forman parte del programa de estudios del centro de formación y son obligatorias para los estudiantes si desean acabar los estudios. Las prácticas curriculares pueden realizarse en el extranjero si así lo solicitan los alumnos y previa firma de un convenio internacional.
Las prácticas externas extracurriculares: no forman parte del plan de estudios del Centro de Formación, ni influyen directamente en la valoración académica. Los estudiantes podrán solicitarlas de modo voluntario, durante su periodo de formación. Aunque tienen los mismos objetivos que las curriculares, no forman parte del Plan de Estudios.

Objetivo de las prácticas

El objetivo de las prácticas es permitir a los estudiantes, poder aplicar y complementar los conocimientos adquiridos en su formación académica, favoreciendo sus competencias profesionales en la actividad laboral. Facilitando de la misma manera un primer empleo. Se trata de una oportunidad estratégica para completar la formación académica.

Elementos importantes de un convenio de prácticas

Un convenio de prácticas conforme al RD que las regula siempre tiene que contener estos datos:

  • Nombre y datos personales de estudiante, empresa e institución educativa
  • Dirección del establecimiento donde se realizarán las prácticas
  • Previsión de horas totales de la práctica y duración
  • Tareas en proceso de formación que deberá realizar el estudiante.
  • Plan formativo
  • Si procede, régimen de Seguridad Social o Seguro de accidentes
  • Si existe alguna ayuda o remuneración
  • Tutor responsable del alumno en prácticas en el establecimiento.
  • Protección de datos.
  • Condiciones de rescisión de las prácticas.

Condiciones para firmar un convenio de prácticas

  • Que el alumno esté matriculado en un Centro de Formación
  • Que el alumno tenga superados el 50% del curso
  • La jornada será establecida entre Centro de Estudios y empresa. Pero lo normal es que no se permita superar las 4 ò 5 horas al día, para que sea compatible con los estudios.
  • La duración también puede variar, pero lo normal son 3, 6 o 9 meses.
  • La mayoría de las condiciones son establecidas por el centro en el caso de las prácticas curriculares obligatorias.
  • En cuanto a las extracurriculares, todavía está menos definido. Pero siempre deberían permitir al alumno conciliar las prácticas con los estudios. Normalmente unas prácticas no suelen exceder de los 6 meses, aunque luego podrán ser renovadas

Tres  preguntas importantes sobre un convenio de prácticas

  • ¿Quién puede realizar un convenio de prácticas?

Para poder hacer un convenio de prácticas con una empresa debes estar matriculado como estudiante en un Centro de formación

  • ¿Cuál es mi horario?

La única condición escrita y regulada es que deben ser compatibles con estudios y exámenes

  • ¿Tengo derecho a vacaciones?

No, salvo que la empresa quiera concederlas. Pero no existe ninguna obligación.

 

En fin, tradicionalmente, las prácticas tienen un alto grado de implantación en las empresas del sector de Restauración. Considerando que la experiencia facilitada por un convenio, constituye una riqueza para el alumno, se debería preservar e incrementar estas posibilidades, respetando siempre los derechos laborales y el derecho los alumnos.

Las prácticas curriculares o extracurriculares están reguladas en España por el RD 592/14 de 11 Julio que viene a complementar el RD 1493/2011 que establecía la inclusión de los estudiantes en prácticas en la Seguridad Social.

Mira el listado de las empresas con las cuales colabora la Escuela de Cocina y Pastelería Terra d’Escudella

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *