el 21 de enero de 2016
Requiere ,
para cuatro personas.

Usos culinarios básicos de la berenjena

Cuando se cuecen las berenjenas pierden su sabor amargo y sufren una trasformación total. Su textura se vuelve suave y jugosa y resultan muy agradables al paladar. Siempre y cuando se traten de berenjenas frescas, pues si están mustias o demasiado maduras pueden llegar a ser picantes.
En nuestra cocina tradicional hay muchas maneras de preparar las berenjenas: empanadas, fritas, en tortilla, como guarnición, rellenas, etc.
Las pequeñas berenjenas que quedan en las plantas cuando se acerca el invierno y que no tienen tiempo de madurar por falta de calor, se pueden aprovechar para encurtir en vinagre junto con alguna hierba aromática. En pocas semanas se dispone de un aperitivo que se conserva durante meses.

Cómo cocinar la berenjena

La carne de la berenjena es esponjosa y al freírla absorbe mucho aceite, con lo que resulta más indigesta y absorbe más calorías. Una buena manera de cocinarlas es asarlas con piel en el horno o en las brasas, como se hace la receta tradicional catalana de la escalibada. Con un poco de sal y aceite de oliva, las berenjenas son una delicia y resultan muy ligeras.
No deben consumirse crudas, pues además de resultar desagradables son algo tóxicas y pueden ser indigestas, ya que contienen solanina.
Si quieres saber más, puedes consultar este artículo sobre la berenjena.

Ingredientes Moussaka griega

• 2 berenjenas
• 1 calabacín
• un par de claras de huevo batidas
• 750 gr de carne picada (preferiblemente de cordero)
• medio vaso de vino blanco
• 1 cebolla
• 2 dientes de ajo
• 2 tomates grandes y maduros
• 1 cucharadita de azúcar
• 2 ó 3 cucharadas de tomate frito
• sal
• pimienta
• aceite de oliva

Para la salsa de queso

• 350 gr de queso fresco
• 210 gr de leche semidesnatada
• una pizca de nuez moscada
• queso rallado

Elaboración

Lavamos bien las berenjenas y las cortamos en rodajas gruesas. Espolvoreamos con sal por ambos lados y las dejamos reposar al menos media hora .
Ponemos a calentar el aceite para freírlas. Iremos introduciendo cada rodaja de berenjena en el bol en que tenemos las claras, sacamos, pasamos a la sartén y freímos y colocaremos sobre un papel absorbente.
Lavamos y cortamos también el calabacín, lo freímos y reservamos igualmente sobre papel absorbente.

Para la carne

Picamos la cebolla brunoise y la ponemos a pochar en aceite. Cuando lleve un par de minutos en el fuego incorporamos los ajos, también muy picados, y seguimos pochando unos 12 minutos. Añadimos la carne a la sartén y la salteamos unos minutos. Añadimos el vino y subimos el fuego hasta que evapore el alcohol. Añadimos a la sartén los tomates limpios y troceados, el azúcar, la sal y la pimienta, bajamos el fuego reducimos líquido. Completamos con el tomate frito, movemos y dejamos un poquito más al fuego hasta que se ligue la mezcla.

Para la salsa de queso

Pondremos en la batidora el queso fresco junto con la leche y una pizca de nuez moscada. Batimos y rectificamos el punto de sal si es necesario.

Montaje

En una fuente refractaria colocamos una capa de berenjenas y en los huecos que quedan entre ellas rodajas de calabacín, una capa de carne, otra de berenjenas y calabacín, otra de carne, y terminamos con berenjenas y calabacín. Cubrimos con la salsa de queso y espolvoreamos con queso rallado. Metemos al horno a gratinar hasta que se dore a 180º

Copyright by

photo of

Escuela de Cocina TERRA D’ESCUDELLA

Bofarull, 46

08027 Barcelona, España

93 349 10 19

terrad.es © 2018 v.2.1

Deja un comentario