Ingredientes


• 2 perdices enteras y limpias
• 125 g de mantequilla en pomada
• 3 dientes de ajo
• 4 chirivías
• 200 g de setas variadas
• 50 ml de vino blanco
• 200 ml de nata
• 200 ml de leche
• 2 c.s. de hojitas de tomillo fresco
• Aceite de oliva
• Sal y pimienta negra

Elaboración


Precalentar el horno a 190º. Mezclar en un bol 100 g de mantequilla con la mitad del tomillo, 1 diente de ajo picado y una pizca de sal y de pimienta recién molida. Introducir la mezcla bajo la piel de las pechugas de cada perdiz, con cuidado de no romperla. Colocar las perdices en una bandeja de horno engrasada con un poco de aceite, pincelar de aceite con una brocha las perdices y asarlas en el horno a 190º entre 25 y 35 minutos. Sacar del horno y reservar al calor. Pelar las chirivías, lavarlas, trocearlas y cocerlas durante 10 minutos con la mitad del tomillo restante y 1 diente de ajo machacado, hasta que estén tiernas.

Escurrir bien y poner en el vaso de la batidora junto con la leche y la nata. Salpimentar y triturar hasta obtener un puré denso. Calentar la mantequilla restante en una sartén y saltear las setas a fuego vivo con el ajo restante picado. Bañar con el vino blanco, dejar evaporar, sazonar con sal y pimienta recién molida y reducir unos minutos más.

Consultala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *