Ingredientes


• 350 gr. De judías blancas
• 300 gr. De níscalos
• 4-6 tomares maduros
• ¼ kg de longaniza o butifarra
• 2 dientes de ajo
• Aceite y perejil
• Sal y pimienta

Elaboración


Escurrimos las judías, pasamos bien por agua y colocamos en un vaso triturador.
Freímos dos dientes de ajo en 100 ml. De aceite de oliva hasta que estén dorados.
Retiramos los ajos y batimos las judías con el aceite hasta obtener una textura cremosa.
Salpimentamos y reservamos.
Abrimos los tomates por la mitad, retiramos las semillas y asamos al horno unos 25 minutos a 220 ºC, con un poco de aceite, sal y azúcar.
Sacamos del horno, retiramos la pulpa y majamos en mano de mortero con los ajos cortados ciselée, un poco de vinagre de jerez, un poco de miel y añadimos unos 50 ml. De aceite de oliva al hilo. Hemos de obtener un puré cremoso.
Asamos en unilateral los níscalos limpios y sin pie en una cazuela de fono grueso con un poco de aceite.
Retirar y salpimentar.
En la misma cazuela, freír la butifarra destripada y troceada unos 5 minutos.

Montaje


Montar en aro una bese de puré, tomate, butifarra, puré, tomate y níscalos.
Decorar con perejil picado y sal Maldón.
Regar con un poco de aceite de oliva Virgen.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *