Tel. 933 491 019
|    MapaWeb    |    Web de Soporte

Restaurante Pedagógico Escuela TdEs

A principios del año 2004, la Escuela de cocina y pastelería Terra d’Escudella, abre un Restaurante Pedagógico en sus propias instalaciones, con una idea algo diferente a lo conocido hasta ahora.

En una época de malas imitaciones y cuentas de escándalo, la Escuela TdEs propone una oferta gastronómica con un «trabajo bien hecho» lleno de detalles a un precio económico.

Después de 17 años de su inauguración, aunque aquella innovadora idea ya no sorprende a nadie, nuestra Escuela de Cocina y Pastelería, sigue distinguiéndose de todas las demás, por la calidad de su Restaurante Pedagógico.

Empezando el año 2022, nuestro Restaurante Pedagógico es igual, pero distinto a la vez.

Es igual porque sigue fiel a sus principios, un lugar de encuentro intimo y familiar que pone la calidad del detalle por encima de todo, escogiendo productos locales y frescos.

Pero también distinto, porque hemos sabido aprender de nuestros errores, ya que el tiempo también es un buen pedagogo

Un Restaurante familiar y cercano

El Restaurante Pedagógico de la Escuela de Cocina y Pasteleria TdEs, es un Restaurante familiar y cercano, tanto por el espacio, como por el ambiente y el trato que ofrece.

Nuestra idea siempre ha sido transformar este espacio en algo distinto a otros Restaurantes Pedagógicos, evitar la rutina y creer en una cocina de mercado y libre.

Esta idea nació bajo la fórmula de un Menú Degustación que nos permitiera jugar con los productos, evitando aquellas preparaciones que se hacían de manera sistemática y repetitiva, añadiendo platos con una interacción de nuevas formas y colores.

No queremos hacer una comparación con otros Restaurantes Pedagógicos, sino establecer las diferentes concepciones creativas de las Escuelas de Cocina y Pastelería de Barcelona

Unos platos que hablan

Uno de los principales fundamentos pedagógicos del Restaurante de la Escuela TdEs, es que la cocina, para existir, debe ser necesariamente «probada«, pero también «hablada«. Debe poder reflejarse en palabras.

Unas palabras que aunque sean cotidianas, deben quedar en el recuerdo del cliente.

Han de ser palabras que se puedan comer, que reflejen el sabor, el gusto y las texturas de nuestra cocina.

De alguna manera, deben definir el esfuerzo de nuestros alumnos en el Restaurante.

De ahí la importancia que damos a las opiniones de nuestros clientes, que aunque no deben tomarse al pie de la letra, nos obligan a un trabajo diario, para seguir creando admiración, sorpresa, deleite y apetito.

Cocinar con riesgo

Si hay que hacer referencia a las propuestas de nuestro Restaurante Pedagógico, está claro que son platos arriesgados y con carácter propio.

Pero a pesar de las apariencias, son platos sencillos, coherentes y equilibrados.

Nuestra cocina intenta sacar la máxima expresión a cada uno de los ingredientes, hasta el punto de su equilibrio. 

Creemos que escogiendo bien los ingredientes la mitad del trabajo lo tenemos hecho. Sólo nos queda cocinarlos con un poco de mimo, como si cada fin de semana fuera la primera vez.

De manera que partiendo del sabor buscamos la armonía. Lo más importante es que todo lo que hacemos va cargado de emoción

 

Una vez aceptado este postulado, todo es coherente para cocinar con libertad.

Nuestro Restaurante Pedagógico tiene una oferta distinta, pero marcada por el sello de la Escuela

La diferencia entre lo que se puede saborear en otros Restaurantes Pedagógicos y en TDES es nuestro Estilo propio.

Son recetas llenas de sabor pero simples, con dos o tres productos y una o dos técnicas de elaboración, pero siempre las apropiadas.

Una experiencia gastronomica diferente

Es evidente que la cocina sirve para expresarse, pero también debe complacer al cliente.

Nuestro Restaurante Pedagógico ofrece un lugar particularmente original y diferente.

Un lugar que no ofrece solo sensaciones  en la boca, sino también al cerebro.

Nuestro Restaurante Pedagógico ha perdido el sentido del simple placer de comer por comer.

Aunque no es un concepto nuevo, en TdEs no valoramos únicamente las sensaciones de la comida

Nuestra voluntad no es solo centrarse en un elemento, la comida.

En TDES hemos apostado también por la cultura de cuidar al comensal.

El hecho de que el servicio se realice con generosidad, forma parte del juego de la cocina.

De esta forma la percepción de nuestra cocina se ve multiplicada por multitud de sensaciones.

Me gusta esto:

A %d blogueros les gusta esto: