Ingredientes


• 200 cc de nata para montar
• 2 cucharadas de azúcar glas
• Estabilizante o una hoja de gelatina
• 4 yemas
• 250 g de agua
• 250 g de azúcar
• 100ml de almíbar ligero.

Para el Bizcocho


• 3 huevos
• 125 gr. azúcar
• 75 gr. harina

Elaboración Para el Bizcocho


Blanquear los huevos con el azúcar e incorporamos la harina tamizada, horneamos a 200 grados 7/8 minutos.

Hacemos un almíbar claro para calar los bizcochos con 150ml de agua, vino blanco y dos cucharadas de azúcar. Dejamos hervir unos minutos y dejamos enfriar.
En otro cazo ponemos 250 ml de agua y 250 g azúcar, dejamos que hierva hasta tener un almíbar espeso a punto de bola.
Batimos las yemas con las varillas y añadimos el almíbar en hilo.
Ponemos al fuego y sin dejar de remover hasta que espese.( podemos poner una punta de maizena)
Montamos la nata con las dos cucharadas de azúcar
Con 5 g de estabilizante es suficiente, pero si no tenemos, hidratamos una hoja de gelatina y la disolvemos en una cucharada de leche. Dejamos entibiar y lo añadimos a la nata.
Montamos la tarta poniendo en el fondo de un molde desmontable (o un aro sobre el plato) una plancha de bizcocho. Calamos con el almíbar (tiene que estar frío).
Sobre el bizcocho echamos la nata montada y alisamos un poco. Ponemos el segundo bizcocho y presionamos ligeramente para que no queden huecos. Calamos.
Por último acabamos con la yema. Alisamos con la espátula.
Metemos una hora, al frigorífico.
Retiramos el molde y espolvoreamos por encima con azúcar. Quemamos con la pala o con el soplete

Consultala

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *