Escuela de Cocina Terra d'Escudella

Una Escuela es Formación y debe ser a precios asequibles

En los últimos 20 años hemos vivido grandes cambios en el mundo de la cocina. Hemos visto cómo nuestros Restaurantes, liderados por grandes Jefes de cocina, se alzaban en los primeros puestos de las listas mundiales.  Pero por desgracia, hemos vivido también la caída y la desaparición de grandes Restaurantes. La crisis ha pasado factura a todos los sectores. Esto ha provocando la desaparición de una formación en cocina y pastelería a precios asequibles. Los Restaurantes de alto nivel, deben buscar estrategias, para poder mantener sus costes controlados y evitar caer en un agujero económico del que no puedan salir. Actualmente la Restauración debe cambiar su manera de pensar. Debe buscar una profesionalización en sus trabajadores, para poder ofrecer un producto de alta calidad.

¿Por qué una formación en cocina y pastelería a precios asequibles?

Durante mucho tiempo las empresas de restauración han medido su calidad y eficiencia únicamente mediante aspectos puramente económicos. Basados primordialmente en la reducción de costes. Sin embargo en muchos casos, estos problemas no han resuelto la calidad esperada por los clientes. Han seguido de forma proporcional la reducción de sus ingresos.

Los problemas psicológicos de los trabajadores, la conciliación familiar, la falta de respeto por los horarios y los bajos sueldos, entre otros motivos, han aparecido en nuestra sociedad. Pero ahora necesitan una respuesta que no sea la tradicional. De esta forma, podremos dinamizar la economía de la Restauración. Los negocios que son dirigidos con compromiso social, contribuyen no sólo a su desarrollo económico. Mejoran además la calidad de vida de sus empleados y familias, consiguiendo un aumento de la calidad de su producto.  Consiguen la satisfacción de sus clientes.

Por este motivo, estamos obligados a buscar nuevas herramientas e instrumentos para poder valorar a los trabajadores actuales de la Restauración. Hemos de solventar la situación en la que muchos se encuentran.

¿Calidad a buen precio es posible?

El consumidor de hoy, pide que el restaurante ofrezca platos de calidad a un buen precio. Pero debe exigirse que se produzcan en condiciones justas, que permitan el desarrollo humano y procuren la continuidad laboral.

La precariedad laboral que aqueja a la Hostelería, ha permitido que trabajadores con una baja formación, cubran puestos de responsabilidad en más de un Restaurante. La búsqueda de profesionales con cualificación, ha pasado de ser una osadía a una ilusión.

La falta de formación en cocina y pastelería y de recursos económicos para formarse de muchos trabajadores de Hostelería, provoca una alta inseguridad laboral, precariedad de sueldos y una alta rotación en los puestos de trabajo. Causando grandes daños a la calidad los Restaurantes.

Para dar respuesta a este panorama, las Escuelas deberíamos hacer actuaciones sociales para poder facilitar una formación básica, pero de nivel. Una formación en cocina y pastelería a precios asequibles que garantizará a estos trabajadores un puesto de trabajo digno.
Las Escuelas deberían tener el objetivo de crear una conciencia sobre una problemática y/o situación negativa tradicional en la Hostelería. Debemos apoyar una mejora de sus profesionales, para poder solucionar un problema que arrastramos del siglo pasado. Hay que hacer frente a la urgente necesidad de buenos profesionales.

El problema de los precios en la formación

Redes sociales como Facebook, Twitter, etc. portales de reservas y blogs, parecen difundir una problemática con la formación de nuestros trabajadores y en la relación con nuestros clientes. No hay mucha formación en hostelería a precios asequibles y menos aún, buenos restaurantes a precios asequibles.

Esta idea de tener que proporcionar formación en cocina y pastelería a precios asequibles, es la que se ha ido asentando durante los últimos 10 años en Terra d’Escudella. Mediante políticas económicas permitimos estudiar cocina y pastelería, a un perfil de alumnos más amplio. Esta actuación nos ha llevado a un conjunto de operaciones y compromisos legales y éticos con nuestros alumnos. Derivando en un alto impacto social.
La finalidad primordial de nuestro compromiso, es facilitar una enseñanza de calidad, a todos aquellos alumnos que crean, que verdaderamente es factible estudiar cocina y pastelería y tener una buena calidad de enseñanza. Pero sin hipotecar la economía familiar, durante los años de estudio.

Observando la gran importancia de los valores profesionales y cómo éstos son los que impulsan a encontrar trabajo en el mercado laboral, el compromiso asumido es promover y garantizar a nuestros alumnos una formación económica y de calidad.

El compromiso de la Escuela de Cocina y Pastelería Terra d’Escudella

Nuestro compromiso social de una formación en hostelería a precios asequibles, surge de la necesidad de algunos sectores vulnerables. Nos preocupa impartir una formación de calidad, que permita mejorar a nuestra Restauración. Como antecedentes podemos señalar a multitud de alumnos, que después de nuestra formación han podido integrarse en el mercado laboral.

Quizás nuestro factor diferencial, sea el equilibrio entre nuestros propios intereses económicos como empresa y la inquietud por una formación económica y de calidad a quienes pueden estar interesados. No debemos olvidar nunca la buena gestión y la responsabilidad en la enseñanza. Esto permitirá la inserción laboral de muchos trabajadores, con una formación de calidad.

A través de la unión de fuerzas como las Escuelas, restaurantes y alumnos, se pueden formar grupos que estén comprometidos en la búsqueda de una mejora en la calidad formación, calidad de trabajo y calidad de vida. Por ende, la mejora de la calidad del producto final, que provocará el bienestar del cliente. Este equilibrio únicamente se puede alcanzar mediante un esfuerzo que mantenga a los grupos comprometidos socialmente.

Este compromiso social de mantener la formación en hostelería a precios asequibles se ha convertido en una herramienta de gestión de alumnos, que en los últimos tiempos ha cobrado fuerza en nuestra Escuela. Nació de la preocupación por una formación de calidad, para algunos perfiles económicamente menos favorecidos, pero que pueden contribuir igualmente a la mejora del nivel de nuestra Restauración.

En este sentido nuestra responsabilidad está definida como la preocupación por poder integrar en el ámbito laboral de la Restauración a aquellos sectores más desfavorecidos.

Mejor formación = mayor calidad en el ámbito laboral de la Hostelería

Este compromiso asumido es voluntario. Lo asumimos como una convicción para buscar una mayor calidad en el ámbito laboral de la Hostelería.

Por esta razón todos nuestros planes de estudios cumplen con el mismo objetivo. Exigen un cúmulo de esfuerzos y acciones a todos aquellos alumnos que deseen adquirir una formación de calidad. Permitiendo posteriormente el acceso al mercado laboral en el mundo actual.

Creemos que el éxito de una Escuela de Cocina y Hostelería debe ser medido por encima de sus logros financieros. Deben valorarse los esfuerzos que se realizan para contribuir a una mejor formación de los alumnos. La mejora de su calidad laboral.

Una vez creada una escuela, muchas veces se nos olvida que el éxito de la misma proviene de la calidad de su formación. No por el dinero que ingresa mediante sus alumnos. El entorno económico en el que viven los alumnos, debe ser importante a la hora de programar los planes de Formación. Aunque una empresa es economía, una Escuela es Formación.

El Director de la Escuela
Sergi Meléndez Giner

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *