el 12 de enero de 2018
Requiere ,
para cuatro personas.

¿Que es un soufflé?

El soufflé es un plato típico de la cocina francesa, delicado y ligero. Son mezclas dulces y sabrosas aligeradas con una espuma de claras de huevo y después infladas espectacularmente por encima de su recipiente por el calor del horno. Muchas mezclas de soufflé se pueden preparar con horas o incluso días de anticipación y se pueden guardar en el frigorífico o en el congelador hasta cuando se necesiten. Si se logra introducir algo de aire a la mezcla, una inexorable ley de la naturaleza la hará subir en el horno. El inevitable desinflamiento después del horno se puede minimizar eligiendo bien los ingredientes y el método de cocción.
Por lo general, parte de dos elaboraciones básicas, según sea dulce, como el souffle de licor de naranja o salado, siendo su origen una bechamel o una crema pastelera, más huevo y la adición del compuesto que le da nombre, carne, queso, verdura, frutas, etc. Existen cientos de posibilidades.
El soufflé se sirve directamente del horno cuando todavía está levantado y bonito, ya que al cierto tiempo se desinfla y el aspecto deja de ser presentable.
Si es posible mejor hornear en un molde alto, de paredes altas y lisas o en pequeños moldes individuales que resistan el calor del horno.
Uno de los soufflé más tradcionales de la cocina francesa es el soufflé de patata y queso.

Ingredientes Soufflé de calabacín

· 1 cebolla tierna.
· 1 diente de ajo.
· 150 g. de calabacin.
· 75 g. de mantequilla.
· 70 g. de harina.
· 300 ml. de leche.
· 4 claras.
· 4 yemas.
· 30 g. de nueces.
· Orégano.
· Laurel.
· Sal.
· Pimienta.

Elaboracion Soufflé de calabacín

Picar el ajo y dorarlo en un poco de aceite.
Rehogar la cebolla cortada en brunoise con una pizca de sal y unas hojas de laurel durante 30 minutos. Cuando esté tierna añadir el calabacín cortado en brunoise y cocinarlo hasta que esté tierno. Incorporar el orégano y las nueces troceadas.
Llevar la leche a ebullición y reservarla en caliente a fuego lento.
Fundir la mantequilla y añadir la harina. Cocinar hasta que la harina coja un color dorado. Incorporar la leche poco a poco y sin dejar de remover para que no queden grumos. Cocinar la bechamel hasta que espese un poco y atemperarla.
Montar las claras a punto de nieve e incorporar las yemas batidas con una lengua.
Mezclar el rehogado de calabacín con la bechamel y añadir los huevos poco a poco con una lengua para que no pierda volumen. Salpimentar.
Engrasar los moldes con un poco de aceite y rellenarlos en ¾ partes. Hornear a 200ºC durante 25-30 minutos y servirlos

¿QUIERES SABER MAS SOBRE NUESTROS CURSOS DE COCINA PROFESIONAL?

Deja un comentario