Ingredientes


• 10 Calçots
• 1 Patata
• Aceite de oliva virgen extra
• Mantequilla
• Agua o Caldo
• Pimienta
• 200 ml. Nata líquida
• Cebolla frita

Para el romesco


• 1/2 kg tomates
• 4 ñoras
• 65 gr. de avellanas y almendras
• 4 ajos
• Vinagre de jerez
• 5 dl. de aceite de oliva
• 1 rebanada de pan frito
• Sal y pimienta

Elaboración


Escalibamos los calçots en el horno a 200 º C envueltos en papel de aluminio. Al cabo de ½ hora o cuando comprobemos que estén tiernos los retiramos del horno. Dejamos que se enfríen un poco y luego los pelamos retirando las primeras capas. Reservamos.
En una cazuela echamos un chorrito de aceite y una nuez de mantequilla. Añadimos la patata cortada a trozos. Damos unas vueltas durante unos minutos y seguidamente agregamos los calçots igualmente troceados. Removemos de nuevo y pasados unos 5 minutos echamos el caldo o agua hasta cubrir por encima. Dejamos cocer 20 ó 25 min. hasta que la patata esté tierna y entonces retiramos del fuego.
Trituramos con la batidora o robot de cocina para conseguir una crema fina y de textura fina. Añadimos la nata líquida y removemos, rectificamos de sal y pimienta. Reservamos y enfriamos en nevera.

Para el romesco


Escalibar el tomate y el ajo al horno. Freír el pan. Triturar los ajos pelados, el tomate la pulpa de la ñora que habremos hidratado y pelado, el pan tostado y las almendras peladas. Añadir el vinagre y el aceite mientras vamos triturando, salpimentar y rectificar de gusto.
La yema de huevo la envolvemos en masa de pizza con forma de ravioli y la freímos, al pase servimos en copa

Presentación


Base de romesco, crema vichisoisse, yema crujiente y cebolla crujiente

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *