Ingredientes Para el bizcocho de sopa de tomate


• 125 gr. mantequilla
• 250 gr. azúcar
• 225 gr. harina
• 1 cucharadita bicarbonato sódico
• 1/2 cucharadita polvo de impulsor
• 1/2 cucharadita sal
• 2 huevos
• 50 g. de tomate seco hidratado cortado en macedonia
• 300 gr. sopa de tomate en lata (Heinz, Cambell’s, Baxter’s)

Para el tartar de tomate y fresas


• 200 g. de tomate TPM
• 200 g. de fresas en media macedonia
• hojas de albahaca picada
• aceite
• 1 c.s de mostaza a la antigua
• sal y pimienta

Para la sardina marinada


• 10 filetes de sardina
• Aceite de oliva virgen extra
• Tomillo y romero fresco
• 2 dientes de ajo
• Una guindilla

Para el Crujiente de sésamo


• 50 g. de sésamo
• 50 g. de azúcar
• 15 g. de agua

Elaboración Para el bizcocho de sopa de tomate


Cremar la mantequilla con el azúcar hasta que consigamos una mezcla que haya blanqueado y quede esponjosa
Añadir los huevos uno a uno.
Echar 1/3 de la harina tamizada con el bicarbonato y el impulsor alternando con la sopa de tomate, terminando con la harina. Añadir los tomates secos hidratados en aceite y escurridos
Echar esta mezcla en el molde previamente encamisado. Hornear a 180º C. unos 20 a 30 minutos.

Para el tartar de tomate y fresas


Escaldar los tomate, pelarlos, sacar las semillas, cortarlos en media macedonia y dejarlos escurrir 15 minutos en un escurridor para que suelten toda el agua. Mezclarlos con las fresas, la albahaca picada y el resto de ingredientes del aliño. Comprobar de sazón.

Para la sardina marinada


Filetear y limpiar de espinas y escamas las sardinas. Calentar el aceite con los dientes de ajo las hierbas aromáticas y la guindilla, a 80º C. unos 5 minutos. Retirar del fuego y poner a marinar las sardinas.

Para el Crujiente de sésamo


Cocer el agua con el azúcar a 114 º C. añadir el sésamo Garrapiñar y caramelizar. Extender sobre papel de horno enfriar y triturar hasta textura cremosa.

Al pase por ración


Disponer en un plato unas rayas de vinagre balsámico, el bizcocho de sopa de tomate, encima las sardinas enrolladas, y espolvorearlo con el sésamo crujiente.

Deja un comentario