Ingredientes


• 3 cucharadas de aceite vegetal
• 16 langostinos grandes, mejor si están crudos
• 1 cucharada de jengibre fresco rallado
• 1 diente de ajo rallado
• 1 pizca de pimienta de cayena molida, en sustitución de un chile fresco
• 1/2 cebolla picada en trozos medianos
• 50 gramos de piña en trozos
• 200 ml de zumo de piña
• 1 puñado de brotes de soja
• 1 puñado de pimiento rojo cortado en trozos medianos
• Zumo de 1/2 lima
• 2 cucharadas de miel
• La parte verde de la cebolleta picada
• Arroz de jazmín cocido al vapor, para acompañar

Elaboración


Lo primero que tenemos que hacer es preparar todos los ingredientes, ya que una vez los incorporemos al wok, la receta va muy deprisa.
Así que pelamos bien las gambas, picamos fino todas las verduras y la piña y ponemos el wok a calentar a fuego muy vivo.
Una vez esté bien caliente añadimos el aceite, dejamos que humee y en ese momento añadimos el jengibre, el ajo y la guindilla, para incorporar casi a continuación, las gambas, dejando que se salteen y cocinen. Una vez rosas retiramos del fuego y reservamos.
Mientras añadimos la cebolla y cocinamos a fuego muy fuerte 2 o 3 minutos hasta que se pongan tiernas sin estar translúcidas.
En ese momento añadimos el pimiento, los brotes, la piña y dejamos saltear otros dos minutos.
Llega el momento de hacer la salsa agridulce, añadimos el zumo de piña y dejamos que se cocine un poco e integren los sabores. A continuación el zumo de lima, la miel y salpimentamos.
Dejamos que la salsa espese y coja textura y en ese momento devolvemos las gambas al wok, damos un par de vueltas y apagamos el fuego.

Servimos en boles con arroz de jazmín cocido al vapor y con la parte verde de la cebolleta espolvoreado por encima.