El higo: energía concentrada para una cocina natural

El higo: energía concentrada para una cocina natural y mediterránea

El higo destaca como una de las frutas más energéticas y revitalizantes gracias a los azúcares y minerales que contiene.

Aunque proceda de Asia, es una fruta típica de la cocina de los países mediterráneos como Grecia, Italia España y Túnez, Marruecos etc…

Hay higos redondos y ovalados, de color verde, amarillos, pardos rojizos y violeta oscuro.

Las propiedades del higo

Diferentes culturas apreciaban las propiedades del higo. Platón llegó a nombrarlos como amigos del filósofo. También fueron utilizados como dopantes naturales por los atletas olímpicos de la Grecia antigua, ya que constituyen una extraordinaria fuente de energía y sustancias nutritivas.
Las propiedades de los higos son un concentrado excelente de azúcares que suministran energía al organismo.
También es una de las frutas con especial contenido en hierro, sobre todo si está seco. Un mineral presente en escasas cantidades en esta familia de alimentos.
Los azúcares del higo, revitalizadores, también van acompañados de una importante cantidad de fibra (que se multiplica por seis cuando se trata de fruta seca).

Higo para la salud

Gracias a su cantidad de fibra se considera que el higo es un buen laxante natural. De ahí que sea un remedio natural para combatir el estreñimiento, siempre acompañado de abundante agua.
La decocción de los higos se utiliza también para tratar la bronquitis, faringitis y toses irritantes por sus efectos emolientes.
Al igual que otras frutas el higo es rico en antioxidantes, en concreto los flavonoides que ayudan contrarrestar el efecto enevejecedor de los radicales libres.
Además recientemente también se ha aislado una de sus sustancias, el benzaldehído, considerada anti cancerígena. Aporta asimismo una equilibrada dosis de minerales entre los que destacan al calcio y el potasio. Por lo que es considerado un buen remineralizante.

Un alimento óptimo en las dietas

  • Es recomendable para deportistas ya que suministra la energía necesaria para realizar esfuerzos físicos
  • Es recomendable para estudiantes y niños (ya que gastan mucha energía) o personas agotadas ya que revitalizan el organismo con su contenido en azúcares (fructosa, glucosa y sacarosa)

El higo en la cesta de la compra

Cuidado porque los higos son muy frágiles, por lo tanto a la hora de comprarlo hay que comprobar que no tengan golpes y que la piel esté tersa.
El rabo debe estar unido al fruto y no deben estar ni demasiado duros, ni demasiado blandos. Cuando despiden un olor excesivamente ácido es señal de que están muy maduros.

Uso en la cocina

Del higo se aprovechan las hojas, el fruto y el látex que sueltan las hojas y ramas de su árbol (que ayuda a eliminar las verrugas y ablandar los callos).
El fruto se usa mucho en confitería y repostería (tanto la pulpa fresca como deshidratada). En algunos países de la cuenca mediterránea se usa su resina (goma) para cuajar la leche y ablandar la carne.
Nuestra tradición es muy rica de recetas otoñales con higos.

El higo seco no tiene nada que envidiar al fresco

  • El higo seco concentra todos los nutrientes del higo fresco y por ello es un alimento excelente durante el invierno
  • Aumenta el número de calorías de 180 a 243, sobre todo en hidratos de carbono, por lo que constituye un buen tentempié para niños y jóvenes
  • En 100 gr hay más de 190 gr de calcio ( la leche solo contiene 120 gr)
  • La cantidades de magnesio, el mineral antiestrés, no son nada despreciables (70 mg en 100 gr)
  • Llega a suministrar más de 3 mg de hierro en 100 gr, una cantidad interesante para las mujeres en edad fértil y para todos aquellos con tendencia a padecer anemia.

Como en todo, los higos siempre con moderación

  • La resina (goma) que despide puede irritar la piel si el contacto es frecuente y prolongado.
  • El uso del higo tiene que ser moderado, es buen laxante ¿os explico más?

 

Deja un comentario