buena experiencia gastronómica

Superar las expectativas con una gran experiencia gastronómica

Crear una experiencia gastronómica y superar las expectativas de los clientes, siempre es un reto, porque todos son diferentes. Cada uno de ellos, seguramente, espera de nosotros algo distinto. Es probable que su experiencia con nosotros, delimite sus próximas expectativas. Pero sin duda, afectan enormemente a la imagen de nuestra empresa.

Toda aquella información que llega a nuestros clientes, les permite configurar sus expectativas sobre nuestro Restaurante, la experiencia gastronómica que esperan vivir.

Cuando un cliente que viene a nuestro Restaurante, recibe algo que está por debajo de sus expectativas, se convierte en un cliente insatisfecho. Un cliente que casi con toda probabilidad no volverá a nuestro Restaurante.

¿Pero qué pasa cuando generamos la experiencia gastronómica esperada?

Cuando somo capaces de cumplir con las expectativas del cliente, sería sensato pensar que se irá de nuestro Restaurante satisfecho. Sin embargo no es así, no es la respuesta correcta. Si nos limitamos a cumplir sus expectativas, el cliente se marcha indiferente, en la mayoría de casos no conseguimos que vuelva.

Únicamente conseguimos nuestro propósito cuando somos capaces de superar sus expectativas. Hacer que la experiencia gastronómica sea mejor de lo esperado es un tema importante que debe tener una prioridad mayor.

¿Como crear una experiencia gastronómica que supera las expectativas?

Cada vez más, todos aquellos que vivimos de la gastronomía somos conscientes que comer significa mucho más que lo que comemos. Sabemos que para los clientes, los placeres de la comida no empiezan y acaban en su boca. Sino que radican en todo aquello que afecta a la experiencia gastronómica.

¿Cocinar bien es suficiente?

Hemos llegado a la conclusión que aprender cocina profesional, sólo para cocinar bien, únicamente nos lleva hasta un cierto punto de satisfacción por parte de nuestros clientes. Las expectativas que tiene un cliente de su experiencia gastronómica en nuestro Restaurante, radican en “muchos más”  ingredientes, que los que podemos cocinar en un plato. Debemos entender la importancia que tiene “muchos más”. Significa “todo lo demás”.

Si queremos que nuestro Restaurante sea más que una agradable experiencia gastronómica,  que se convierta en algo estimulante y pueda ser un recuerdo memorable para nuestros clientes, hemos de superar sus expectativas de éxito.

Pensemos un momento, en todo aquello que podemos ofrecer en un plato bien cocinado. El aroma, el gusto, la textura, el color, el crepitar de sus ingredientes. Todos estos estímulos sensoriales que ofrecemos al cliente al degustar el plato, más sus recuerdos y su situación actual, condicionan su sabor, mucho más de lo que nos pensamos. Por lo tanto contribuyen a que su experiencia pueda ser grata y superar sus expectativas gastronómicas en nuestro restaurante.

¿Cuanto tiene que ver una experiencia gastronómica con nuestro humor?

Pensamos cada vez más, que el gusto es más una actividad cerebral que sensitiva. Si nuestro cerebro está amargado, triste o apagado ¿Cómo podemos disfrutar de aquello que estamos comiendo? ¿Cómo pueden disfrutar de nuestra experiencia gastronómica aquellos clientes que vienen a nuestro Restaurante con cara de pocos amigos? ¿Cómo podemos superar las expectativas de éxito de alguien que no viene a disfrutar de una experiencia gastronómica?  La solución es extraordinariamente compleja.

¿Qué factores afectan una buena experiencia gastronómica?

Después de todo, hasta ahora, en los cursos profesionales de las Escuelas de Cocina y Pastelería nos habíamos centrado en los procesos de preparación y cocción de los platos. Hasta hoy, en nuestros cursos profesionales nunca nos habíamos preocupado de los atributos sensoriales de los clientes que degustan nuestros platos.

Siempre que comemos en un restaurante, la atmósfera que nos rodea, lo que vemos, lo que oímos, lo que olemos, el tacto del mantel, los cubiertos, la servilleta, el tamaño y forma de la mesa, influyen en nuestra percepción y conducta frente al plato. Aunque sea de una manera muy sutil. Desde el primer al último plato que pedimos, queda afectado por la atmósfera que nos rodea, por la velocidad a la que comemos o incluso por la duración de nuestra comida o cena.

¿Cuánto influyen estos factores?

Los últimos estudios revelan que la atmósfera que nos rodea puede afectar hasta en un 25% la percepción de lo que estamos comiendo. Motivo por el cual, en los últimos años nos hemos obligado a introducir los “extra platos”, para convertir una comida, en una experiencia. Los “extra platos” o “psico factores” son todos aquellos elementos que utilizamos para condicionar favorablemente la percepción de los platos. De esta forma dominaremos el “psicosabor”, todo aquello que tiene que ver con el sabor salvo el sabor. Las expectativas y recuerdos antes y después de consumir un alimento.

Ir a comer a un Restaurante a fecha de hoy es un producto total. Es una experiencia gastronómica, que probablemente sea compartida en directo por las redes sociales.

Los piscofactores en una experiencia gastronómica

A pesar de la tendencia del “extra plato”, hay algunos Restaurantes que todavía se centran en que la comida debe hablar por sí sola. Abstrayéndose de cualquier elemento exterior que la pueda afectar. Argumentando que para comer hay que dejarse de “bobadas”.

Seguro que podemos optimizar algunos “psicofactores”, para lograr que la experiencia gastronómica se produzca en un ambiente más acogedor. Debemos alimentar sus mentes y no solo sus bocas.

Estudiar cocina no significa únicamente aprender a cocinar. Cada vez más significa proporcionar una experiencia gastronómica que supere las expectativas de tus clientes.

En el Salón Gastronómico de nuestra Escuela de Cocina y Pastelería, enseñamos a nuestros alumnos, que aunque nunca puedan dominar por completo todas las técnicas de cocina, si podemos superar cada día las expectativas de éxito de nuestros clientes.

5 claves importantes para proporcionar una experiencia gastronómica con valor

Atención al cliente. Personal informado y formado. La excelencia en la atención al cliente es uno de los factores más demandados por los clientes. “El servicio es la técnica de entregar un producto. La hospitalidad es como la entrega de este producto hace sentir al cliente”.

El diseño del restaurante. Ambiente agradable, acogedor y limpio. Que el cliente se sienta cómodo para pasar un buen rato.

Precio. Acorde con la experiencia  gastronómica ofrecida.

Equipo contento = cliente contento.

La carta  al igual que el menú, no sólo constituye una tarjeta de bienvenida y presentación para el cliente sino que además supone un instrumento de comunicación entre aquél y el establecimiento. La carta es un elemento diferencial de cada Restaurante y un elemento vital para el cliente
 

Autor: El Director de la Escuela Sergi Meléndez Giner

Editing: Manuela Pirrone

Copyright by

Escuela de Cocina TERRA D’ESCUDELLA

Bofarull, 46

08027 Barcelona, España

93 349 10 19

terrad.es © 2018 v.2.1

Deja un comentario